Progresando con Solidaridad promueve que a través del ahorro el apoyo estatal, las familias habiten en viviendas dignas con dos habitaciones, pisos de cemento, sistema sanitario y acceso a agua potable. A su vez, las familias se comprometen con el programa a ahorrar energía eléctrica y agua, a reciclar desechos y a asegurar entornos libres de basura en su hábitad.