Es una iniciativa del Gobierno dominicano mediante el cual las familias pobres se involucran en un proceso de desarrollo integral, a través del cumplimiento de corresponsabilidades vinculadas a las transferencias monetarias que contribuyen a la seguridad alimentaria y nutricional de sus miembros.